Saltear al contenido principal
IRPF. Deducción Por Obras De Mejora En La Vivienda
IRPF. Deducción Por Obras De Mejora En La Vivienda

IRPF. Deducción por obras de mejora en la vivienda

Al confeccionar la actual declaración de Renta de 2010, el propietario que en su domicilio habitual haya realizado obras de mejora, se podrá deducir el 10% de la factura siempre y cuando estas obras hayan sido realizadas entre el 14 de abril y el 31 de diciembre de 2010.

Sólo tendrán derecho a esta deducción los sujetos pasivos con una base imponible inferior a 53.007,20 euros.

Esta deducción del 10% sobre el importe de las obras en la vivienda habitual ha sido vigente hasta el 6 de mayo de 2011 ( se tendrá que tener en cuenta por la declaración de renta de 2011).

A partir del 7 de mayo de 2011, según el Real decreto Ley de 5/2011, este porcentaje se incrementa hasta el 20% y para cualquier vivienda propiedad del declarante o en el edificio que esta vivienda se encuentre. También ha variado el ámbito subjetivo de la deducción, incrementándose hasta 71.007,20 la base imponible máxima de los contribuyentes que tienen derecho a aplicar esta deducción.

Hasta el 6 de mayo de 2011 la base máxima de deducción ha estado de 4.000 euros. A partir del día 7 de mayo de 2011 esta base máxima de deducción será de 6.750 euros.

Las cantidades satisfechas durante un ejercicio que no se hayan podido deducir en el ejercicio para exceder de la base máxima anual que fija la ley, podrán deducirse en los cuatro años siguientes.

Para tener derecho a la deducción las obras tienen que tener como objete la mejora de la eficiencia energética, la higiene, la salud y protección del medio ambiente, la utilización de energías renovables, la seguridad y la estanquidad de los edificios. También dará derecho esta deducción las obras de instalación de infraestructuras de telecomunicación que permitan el acceso a internet o a servicios de televisión digital.

Se requisito indispensable para tener derecho a la deducción que el pago de las facturas por estas obras se haya hecho con tarjeta de crédito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuenta bancaria. En ningún caso dará derecho a practicar la deducción las cantidades satisfechas intermediando entregas de dinero en metálico.

Volver arriba