Saltear al contenido principal
“Ahora Ya Me Puedo Morir”. Se Suprime El Impuesto De Sucesiones En Cataluña
“Ahora Ya Me Puedo Morir”. Se Suprime El Impuesto De Sucesiones En Cataluña

“Ahora ya me puedo morir”. Se suprime el Impuesto de Sucesiones en Cataluña

Ayer a mediodía fui a tomar café a casa de mis padres, como hago cada día, y sólo entrar mi madre me dice: “Ahora ya me puedo morir”. Yo, sorprendido, contesto; “¿qué dices?” . “Ahora tu padre y yo ya nos podemos morir. El Gobierno de Cataluña ha eliminado el impuesto de sucesiones de padres a hijos.”

Técnicamente, no se trata de la eliminación del impuesto de sucesiones. El proyecto de ley aprobado ayer, 5 de abril de 2011, prevé la bonificación del 99% de la cuota, lo que comporta que entre cónyuges, padres, hijos y nietos quede reducido a la mínima expresión.

La aplicación tiene carácter retroactivo con efectos 1 de enero de 2011, por lo cual esta bonificación se aplicará en las herencias de las personas muertas a partir del pasado 1 de enero. Recomendamos agotar el plazo de 6 meses desde la muerte del causante para la presentación de la autoliquidación del impuesto a la espera de que se apruebe la ley definitiva.

Volviendo a la conversación con mi madre, tal y como estaba la ley del impuesto, la muerte de mi padre podía comportar a mi madre, a mis hermanos y mí mismo problemas económicos más o menos importantes en función de la situación personal de cada uno.

Posiblemente la solución para liquidar el impuesto de sucesiones habría pasado para vender (malvender actualmente) la segunda residencia de mis padres, aquella que mi padre denomina “su hucha por cuando las cosas vayan mal”. Con la actual reforma mi madre, mis hermanos y yo podremos seguir contando con la “hucha” de mi padre. Podemos contar con una hucha para poder invertir, emprender algún negocio nuevo o invertir en el actual. No es necesario ni disponer de este dinero hoy. No es necesario que mi padre me los dé ( la donación de momento sí que pagaría impuestos) y mucho menos quiero que se muera mi padre. El saber que un día podré disponer de una “hucha”, de unos ahorros, me puede ayudar hoy mismo a iniciar o invertir en alguna oportunidad de negocio.

Hoy más que nunca, es importante que los emprendedores, los empresarios, en definitiva los particulares dispongan de dinero para poder invertir, crear, emprender, hacer negocios o hacer crecer el negocio actual. El impuesto de sucesiones grababa extraordinariamente el patrimonio de las familias y de los particulares. Que Cataluña suprima el impuesto de sucesiones, además de acabar con una discriminación respecto al resto de los españoles, ayudará a aligerar la enorme carga fiscal que soportamos los catalanes.

Pero, no obstante , la supresión del impuesto de sucesiones es muy conveniente hacer testamento.

Lo que los herederos se pueden ahorrar en el impuesto de sucesiones, lo pueden acabar pagando en gastos de abogados por litigios si el causante no ha sabido encontrar o planificar una solución por el reparto de los bienes después de su muerte.

Seguro que todo el mundo tiene una idea de cómo le gustaría que quedaran sus ahorros cuando no esté. Es conveniente ponerse en manso de un profesional que le pueda hacer ver los problemas que se pueden producir y ayudarlo a encontrar las mejores soluciones y no dejar que sea la ley quien ordene como se tiene que repartir su patrimonio cuando ya no esté.

Aunque mi madre diga que “ahora ya se puede morir”, espero tarde muchos años al hacerlo. Pero es cierto que desde ayer, la “hucha” que ella y mi padre han hecho crecer durante toda su vida, sus hijos y sus nietos la podrán seguir disfrutando el día que ellos dos falten.

Volver arriba