Saltear al contenido principal
Las Grandes Tecnológicas Garantes De Las Pensiones
Las Grandes Tecnológicas Garantes De Las Pensiones

Las grandes tecnológicas garantes de las pensiones

El agotamiento del fondo de reserva de la seguridad social junto con una pirámide de población cada vez más envejecida hacen que el ejecutivo busque nuevas fuentes de financiación para poder mantener los niveles de gasto de las pensiones. Para ello, la Unión Europea junto con los gobiernos locales llevan años poniendo el foco en aumentar la presión fiscal a las grandes tecnológicas con la puesta en marcha de diferentes medidas.

Impuesto digital

Cristóbal Montoro, aseguró recientemente que la subida de las pensiones se financiará con la puesta en marcha de un impuesto digital a las grandes tecnológicas, quienes obtienen una cifra de negocio más que relevante en España y “no pagan lo suficiente”.

El ministro ha puntualizado que no es un impuesto sobre consumidores ni usuarios de esos servicios, sino un impuesto a grandes empresas como Facebook o Google. La pregunta que entonces nos hacemos es si este impuesto acabará repercutiendo al usuario final, como en otros muchos casos, sin embargo, la naturaleza de los servicios de las tecnológicas se basa en dar un servicio gratuito a los usuarios con lo cual raramente se verán perjudicados directamente por este impuesto, sin embargo, lo que es más probable es que este impuesto se acabe repercutiendo a los grandes y pequeños anunciantes de estas plataformas.

Recaudación de la tasa turística por el alquiler de vivienda o habitaciones

Por otra parte, y en la misma línea de incrementar la recaudación para el mantenimiento del estado del bienestar, ciudades europeas como París y Lisboa ya han regulado aspectos como la economía colaborativa o home sharing que favorecen plataformas tecnológicas como Airbnb. Concretamente la tecnológica alcanzó un acuerdo con los gobiernos locales para recaudar y pagar la tasa turística en nombre de sus anfitriones. Cualquier persona puede alquilar su vivienda habitual por un período inferior a los cuatro meses, sin el requisito de solicitar un permiso a la autoridad local. Para poder ampliar este límite, el anfitrión debe iniciar trámites administrativos para adaptarse a una nueva categoría en el uso de su vivienda.

La legislación en España aún no se ha definido y adaptado como en otras capitales europeas y el anfitrión se ve altamente desamparado por la complejidad de la normativa. Esto hace que muchos anfitriones alquilen su casa o habitación por la facilidad y rapidez que proporcionan plataformas tecnológicas como Airbnb sin tener los permisos correspondientes y por lo tanto estar al margen de la ley.

Gravar la compra venta de productos de segunda mano

Igualmente, el ministerio de hacienda también ha puesto el foco en las plataformas de compra y venta de productos de segunda mano como eBay o Wallapop. Este tipo de transacciones están exentas de IVA al no realizarse entre profesionales sin embargo sí están sujetas al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) que es de un 4% que tiene que ir a cargo del comprador. El ejecutivo inició una campaña a finales del 2017 indicando que dichas transacciones no estaban exentas de impuestos además de pedir las bases de datos de usuarios y transacciones a dichas plataformas.

 

En definitiva, el impuesto a las grandes tecnológicas sin duda va a incrementar la recaudación del estado. Igualmente, la digitalización de transacciones entre particulares puede aflorar parte de la economía sumergida y consecuentemente incrementar la recaudación neta del estado, sin embargo, el reto que afronta la Unión Europea y los ejecutivos consiste en aplicar una regulación que sea sencilla de cumplir y que no ahuyente a los usuarios de dichas plataformas a cumplir con sus obligaciones tributarias y seguir utilizando los servicios digitales. Sin duda el incremento de la presión fiscal a plataformas tecnológicas se amplificará con el incremento de servicios digitales una de las muchas líneas de financiación necesarias para mantener las pensiones de una población cada vez más envejecida.

Volver arriba